Los misterios del Vudú

Quien no ha visto en las películas de magia esos ritos lúgubres  donde gente generalmente de raza negra emiten rezos tenebrosos y bailan de manera extraña, mientras otros atraviesan un muñeco hecho de trapo. Pues si, se trata de los rituales de vudú, que es una de las formas religiosas más antiguas que se originó en el oeste de África en tiempos que se desconocen y fue desarrollado por la influencia activa de los católicos romanos, combinados con un poco de misticismo y la espiritualidad.

Específicamente el significado africano de la palabra vudú es “espíritu o misterio”, que sin embargo de manera equivocada a la creencia popular, la idea original de la práctica del vudú no era hacer daño, mas bien se trataba de sanar espiritualmente a personas afectadas con algún espíritu maligno. Los practicantes y creyentes del vudú describen su religión como una búsqueda de las raíces de sus ancestros, utilizándola de este modo para buscar la sabiduría a través de la consecución de un nivel superior de conciencia.

Históricamente el vudú entró en los ámbitos de la sociedad de occidente mediante el comercio de esclavos del África occidental, mas o menos por el año 1510, cuando millones de exclavos procedentes de Nigeria, Gambia, Ghana eran llevados a trabajar a las plantaciones de América, algunos lugares del Caribe y América del Sur.

Estos esclavos permanecían subyugados y despojados de toda la humanidad por parte de sus dueños, ante esta terrible situación muchos encontraron consuelo y esperanza en sus creencias religiosas, lo que de alguna manera les ayudó para darles un tipo de libertad interna. Sin embargo también sus creencias religiosas entraron en conflicto con la de sus amos, quienes les les prohibieron practicar abiertamente su religión. En Europa creían que si juntaban en un grupo integrantes de diferentes tribus crearían la diversidad, evitando la comunicación entre los esclavos, asegurándose de ese modo la ausencia de actos de rebeldía.

Sin embargo toda esta estrategia fracasó completamente, los africanos, a pesar de proceder de diferentes países, diferentes tribus y tener diferentes idiomas o dialectos de comunicación  encontraron el modo de compartir los elementos comunes en sus religiones o creencias, siendo lo único que diferenciaba en sus practicas, las características innatas de cada uno según su procedencia, dentro de sus prácticas religiosas que involucraba a todos los esclavos.

También debido a las circunstancias, los esclavos se vieron obligados a practicar el cristianismo, que de alguna manera se incorporó a sus propias creencias. Estos esclavos encontraron que la forma en que sus maestros practicaban su religión católica  no era tan distinto al modo en que ellos mismos practicaban su propia religión, pues en ambos casos se utilizaban inciensos, trajes especiales durante su adoración y ademas rezaban a sus santos pidiéndoles que intercedan en su nombre.

Sin duda alguna fue en Nueva Orleans, uno de los lugares más importantes en la práctica del vudú, incluso existe una numerosa comunidad de adoradores del vudú que se estima cerca del 15% de la población. El enriquecimiento de esta practica se inició con la llegada de los dueños de las plantaciones procedentes de Haiti, llegando por su seguridad a Nueva Orleans, llevando a sus esclavos, activos practicantes del vudú. Por tanto hoy en día el vudú que se practica no es la versión más pura de esta religión  pues recibe influencia de la magia popular africana-europea y la influencia de los indígenas procedentes de la región del Caribe, que practican el vudú como rituales de curación.

En la actualidad muchos asocian la practica del vudú con la magia negra, que literalmente puede causar daño en la vida de una persona con el único objetivo de destruir la paz y salud física o espiritual de la victima, para lo cual le crean problemas familiares, tensiones que lo llevan a depresiones crónicas  fobias innecesarias que antes no tenían  incluso afectando negativamente a los niños, creando problemas de salud crónicos, e incluso pueden causar muertes no naturales en circunstancias extremas y extrañas.

Sin duda alguna la practica del vudú junto con la magia negra no sólo afecta las perspectivas del futuro de una persona, sino que ademas le priva materialmente de todo a lo que estaba destinado, además se crea problemas que afectan directamente la psiquis de la persona, lo que provoca que las victimas pierdan la fuerza de voluntad y la energía mental para poder superar  la situación siniestra, llegando a un nivel de ni siquiera tener el mínimo deseo de vivir. Se dice que uno de los hechizos más conocidos atribuidos al vudú es de convertir a las personas literalmente en “zombis”. Estos rituales de magia negra son realizados usualmente por un experto brujo con capacidad de hacer el mal.
Se dice así mismo que la población de esclavos en Luisiana durante los siglos XVIII y XIX, la imagen de la este tipo de magia se daba mediante muñecos de estilo arcaicos, los cuales eran unidos con tripa gato o bramante y ademas era pegado con alfileres o espinas de pescado, guardando un sorprendente parecido con los propios muñecos Africanos, que eran figuras estéticamente provocativas producidas principalmente en las regiones más bajas de África occidental de Benin y Togo.

Estas figuras se constituyen como conjuntos artísticos, así como objetos mágicos, que generalmente poseen una variedad de elementos o accesorios conectados a la propia figura, tales como artículos personales, ropa, cuerdas o clavos, que básicamente son utilizados para activar su poder e invocar a los espíritus que atenderán a los rezos invocados.

Sin embargo a pesar de la naturaleza únicamente religiosa los muñecos de vudú fueron algo más que simples objetos mágicos, ya que jugaban un papel psicoterapéutico, que de cierto modo ayudaba a las personas influyendo en los acontecimientos de sus vidas para fines positivos o negativos.

Hoy en día los modernos muñecos de vudú se llevan a cabo con un ritual de creación donde participan varias personas. Donde uno elabora el muñeco, mientras que el brujo lo activa energéticamente utilizado una serie de objetos personales, y finalmente el cliente lo utiliza.

Se sabe que en Haití, existe otra forma de crear estos muñecos, los cuales son llevados a los cementerios para activar su poder, que los hace de algún modo amenazantes, produciendo daño a las personas involucradas en este tipo de rituales, que muchas veces se torna en un daño psicológico o físico irreversible. Lo que es cierto sin duda alguna es que en estos rituales se juega con la energía de las personas, por lo que muchas veces estos rituales se utilizan exclusivamente para causar daño o ayudar a personas previamente elegidas por los brujos o santeros.
Compartir en Google Plus
    Blogger Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario